Libros para morder el anzuelo

Artículo de Silvina Friera en Página/12, Cultura y espectáculos, sobre las novedades editoriales para 2011 en Argentina. Vía Julieta Lionetti y Ediciona.

Emecé publicará la obra poética reunida de Juan Gelman.

Por Silvina Friera

Este año habrá títulos para todos los gustos, de ficción y no ficción. Se conocerán los nuevos trabajos de Guillermo Martínez, Juan Martini, Luis Gusmán, Carlos Gamerro, Pedro Mairal, Michel Houellebecq, Alice Munro y Joyce Carol Oates, entre muchos otros.

Las editoriales son como pescadores: ponen el cebo, lo atan en el extremo del hilo de la caña de pescar, lo lanzan al agua y esperan que los lectores muerdan el anzuelo. El enjambre de títulos y autores es caldo de cultivo para la expectativa. Algunos nombres auguran satisfacciones de antemano, aunque hay que advertir que ninguno garantiza a priori que se pueda esquivar la temida decepción. Suscitan curiosidad, interés y hasta devoción los próximos libros de Michel Houellebecq, Haruki Murakami, Alice Munro, Philip Roth, Amélie Nothomb, John Berger, Joyce Carol Oates, J. M. Le Clézio, Banana Yoshimoto y Claire Keegan, entre otros. La cofradía lectora podrá barajar, como al fin y al cabo siempre lo hace, las cartas a su antojo. Tal vez la promesa nacional de este año, valga la redundancia, sea La promesa, novela inédita –sí leyó bien, no hay errata–, de Silvina Ocampo. Pero habrá también novelas de Edgardo Cozarinsky, Guillermo Martínez, Juan Martini, Luis Gusmán, Carlos Gamerro, Federico Jeanmaire, Pedro Mairal, Lucía Puenzo, Claudio Zeiger, Rodolfo Rabanal, Cristina Bajo, Carlos Bernatek, Sergio Bizzio, Angélica Gorodischer y Aurora Venturini. De Alberto Laiseca llegarán sus Cuentos reunidos y de Eduardo Berti los relatos Lo inolvidable; de Francisco Urondo sus Cuentos completos; y las Crónicas, de Hebe Uhart.

La poesía estará de fiesta con la obra poética completa o reunida de Juan Gelman, Olga Orozco, Leónidas Escudero y Jorge Aulicino. Guillermo Saccomanno publicará su primer libro de no ficción, El maestro. Como acostumbra, habrá José Pablo Feinmann por partida doble: un nuevo ensayo político más el segundo tomo de su historia del peronismo. Al pie de página, de Griselda Gambaro, reúne textos y reflexiones sobre la sociedad, la política y la cultura. Se viene un nuevo Giorgio Agamben, Desnudez; y dos libros de Beatriz Sarlo: Lo que queda y Sobre Benjamin. Y hablando de Benjamin, por primera vez se traduce al castellano su correspondencia con Gretel Adorno, la mujer del filósofo. La biografía de Cristina Fernández, de Sandra Russo, es uno de los libros más esperados del año (ver aparte).

Una cita de George Perec viene a cuento. El escritor francés planteaba que escribir es tratar de “arrancar algunos pedazos precisos al vacío que se forma, dejar en alguna parte, un surco, una huella, una marca o par de signos”. El tiempo dirá quiénes habrán logrado semejante empresa, sin ánimo de ponerse aguafiestas. De Perec, el paradigma del autor de culto, se publicará un título que puede traer, equívocos mediante, lectores de otras latitudes afines a la “autoayuda”: El arte y la manera de abordar a su jefe de sector para pedirle un aumento (Libros del Zorzal). El japonés más popular de Occidente es Murakami, un autor que genera adhesiones tan extremas como los rechazos que cosecha. 1084 (Tusquets) será publicado este año. De Banana Yoshimoto, otra que cuenta con una legión de admiradores por estos pagos, llegará Recuerdos de un callejón sin salida (Tusquets). Tres franceses tentarán con sus disímiles propuestas narrativas: El mapa y el territorio (Anagrama), de Michel Houellebecq, novela con la que ganó el Goncourt el año pasado; Viaje de invierno, lo último de Amélie Nothomb; y Revoluciones (Adriana Hidalgo), de Le Clézio, considerada una de las “más ambiciosas” novelas del Premio Nobel 2008. Se trata de un tríptico que conecta las historias de un joven francés, uno de sus ancestros y una esclava negra, a través de núcleos recurrentes como la concepción de un tiempo cíclico y las revoluciones sociales y políticas.

Hay un puñado de mujercitas adorables para alquilar balcones. Cómo no entusiasmarse con la aparición de Demasiada felicidad (Lumen), de Alice Munro, que reúne la colección de cuentos más recientes de la gran autora canadiense. “Ella odiaba la palabra escapismo referida a la ficción. Era más bien la vida real la que merecía ser tildada de escapismo.” Esta frase, en boca de uno de los protagonistas, podría ser aplicada a toda la prosa de Munro y a sus personajes. De la maestra irlandesa actual del cuento, Claire Keegan, se editará su primera novela, Tres luces (Eterna Cadencia), en la que mantiene los escenarios rurales y esos personajes tan áridos como inolvidables. Con la esperanza entre los dientes. Ese es el título –un gran anzuelo– de las reflexiones de John Berger sobre el terrorismo y el drama del desarraigo que publicará Alfaguara. La misma editorial traerá Aves del paraíso, de la norteamericana Joyce Carol Oates, candidata casi permanente al Premio Nobel de Literatura. Otro autor en idéntica situación es Philip Roth, del que se conocerá Némesis (Mondadori), novela que explora el terror que causa una epidemia de polio en la pequeña comunidad de Newark, durante el verano bélico de 1944. Solar será lo nuevo de Ian McEwan que editará Anagrama; y Vicio propio (Tusquets), lo último de Thomas Pynchon. El protagonista de esta novela es un investigador cejijunto, peinado a lo afro, con una memoria “incendiada” por el exceso de marihuana en Los Angeles allá por los años ’70. Parece que lo último de Pynchon –escribió un crítico– es como El gran Lebowski, película de culto de los hermanos Coen. De Stephen Dixon, escritor norteamericano prácticamente desconocido para los lectores de lengua castellana, la Editorial La Compañía publicará un libro de cuentos seleccionados por él mismo.

En el rubro “rarezas” se podrá leer Purga (Salamandra), de Sofi Oksanen, novela de una de las más premiadas escritoras finlandesas. De Bragi Olafsson, poeta y narrador que fue bajista de los Sugarcubes, la banda de Björk, se publicará Las mascotas (Bajo la Luna). Oliverio Coelho es el director de una biblioteca de literatura coreana que Bajo la Luna comenzará a editar con un libro de narrativa, dos de poesía y otro de ensayo. En la segunda mitad del año, el sello La Compañía editará una breve novela, inédita en castellano, del alemán Theodor Fontane, con traducción y posfacio de Ariel Magnus e introducción de Patricio Pron. Otro joyita viene de la mano de Una saga moscovita (Norma), de Vasili Aksiónov, traducida por primera vez al castellano directamente del ruso. Si se rumbea para los pagos de la literatura portuguesa, hay que celebrar la inyección de dos escritores brasileños. De Chico Buarque se publicará Leche derramada (Salamandra). De Luiz Ruffato llegará Estuve en Lisboa y me acordé de vos (Eterna Cadencia), la historia de un joven brasileño que viaja a Lisboa con expectativas de crecer y de conseguir un mejor empleo, pero que caerá escalón tras escalón en la pirámide social. La serpiente sin ojos (Norma), de William Ospina, completa la trilogía de novelas sobre la conquista de América del escritor colombiano. De José Emilio Pacheco, el mexicano Premio Cervantes 2009, se publicará El principio del placer y otros cuentos (Tusquets). En marzo la Editorial Eterna Cadencia reeditará Hijo de hombre, de Augusto Roa Bastos. Tres títulos al hilo de escritores españoles: Lo que sé de los hombrecillos (Seix Barral), de Juan José Millás; Todo está perdonado (Tusquets), de Rafael Reig, y Lágrimas en la lluvia (Seix Barral), de Rosa Montero.

Ficciones verdaderas

Argentina 2011: un derroche saludable de títulos. El primer gran anzuelo será La promesa (Lumen), de Silvina Ocampo, una de las novelas más esperadas. En cuanto a políticas de recuperación editorial, hay dicha para todos los gustos. Alfaguara reeditará toda la obra de Héctor Tizón y de Tomás Eloy Martínez, de quien justo hoy, a un año de su muerte, se lanza la edición definitiva de Ficciones verdaderas. A partir de abril, toda la obra de Jorge Luis Borges será reeditada –ahora– por Mondadori. La misma editorial continuará con la publicación de toda la obra de Osvaldo Lamborghini, con edición de César Aira y Ricardo Strafacce. Adriana Hidalgo, afortunadamente, lanzará los Cuentos completos, de Francisco Urondo, un conjunto de 18 relatos en los que los episodios de la vida de un puñado de personajes constituyen una escritura de la experiencia que muestra una época y un imaginario situado en los años ’70, pero que sobrepasa ese parámetro al recorrer temas como los deseos, las frustraciones, los amores y las amistades. Llegarán también a las librerías la Poesía completa, de Olga Orozco (Adriana Hidalgo), la Obra poética completa, de Juan Gelman (Emecé), la Poesía completa, de Jorge Leónidas Escudero (Ediciones en Danza), y las Obras reunidas, de Jorge Aulicino.

En el pelotón de novedades se destacan La casa del dios oculto (Edhasa), de Luis Gusmán; Cine III La inmortalidad (Eterna Cadencia), el cierre de la trilogía de novelas sobre Eva Perón; Fernández mata a Fernández (Alfaguara), de Federico Jeanmaire; Walkoda (Emecé), de Lucía Puenzo; Yo también tuve una novia bisexual (Planeta), de Guillermo Martínez; Un yuppie en la columna del Che Guevara (Edhasa), de Carlos Gamerro; los Relatos de los confines (Suma de Letras), de Liliana Bodoc, relacionados con la saga del mismo nombre; Diario de una infanta difunta (Alfaguara), de Silvia Hopenhayn; Banzai (Norma), de Carlos Bernatek, un hombre que escapa de su pasado y recala en un fantasmagórico pueblo de la costa atlántica; las Crónicas (Adriana Hidalgo), de Hebe Uhart, un libro que reúne las travesías en tren a La Paz, una vuelta por Piriápolis, un periplo por Ecuador, caminatas por Córdoba, Formosa, y más viajecitos de una de las escritoras más personales de la literatura nacional. Habrá nuevas novelas de Claudio Zeiger, Pedro Mairal y Angélica Gorodischer (las tres por Emecé) y de Alejandro Dolina y Federico Andhazi (por Planeta). Y un selecto “grupo” de libros esperadísimos, como los Cuentos reunidos de Alberto Laiseca (Simurg); La tercera mañana (Tusquets), de Edgardo Cozarinsky; Territorio de penumbras (Sudamericana), de la cordobesa Cristina Bajo, La vida privada (Emecé), de Rodolfo Rabanal; y Nosotros, los Caserta (Mondadori), de Aurora Venturini.

El espacio siempre será insuficiente en un país donde se publican más de 20 mil títulos al año. Para la despedida, van los últimos anzuelos: En esa época y Un amor para toda la vida (ambos por Mansalva), doblete de Sergio Bizzio; Perros de la lluvia (Norma), de Ricardo Romero; y Mucho trabajo (Spiral Jeety) y Gracias (Blatt & Ríos), doblete de Pablo Katchadjian.

Anuncios

Un comentario en “Libros para morder el anzuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s