De libros tradicionales y libros electrónicos

Hace un tiempo leí Metamorfosis de la lectura,  de Román Gubern, editado en abril de 2010. Se trata de la compilación de una serie de conferencias, (en versión expandida) que el autor dio en México, el 9 de septiembre de 2009, en el congreso “El mundo del libro”. Es una lectura interesante y dinámica, que termina con una lista de “atractivos o ventajas del libro tradicional sobre el libro electrónico”, interesantes para reflexionar. Las cito a continuación:

1) El libro elecrónico se opone al fetichismo del libro como objeto sensual, es dcir, como objeto tácticl, visual y oloroso a la vez. Y ese fetichismo ha sido tradicionalmente un componente hedonista del placer intelectual en la lectura.

2) El libro electrónico se opone, en su condición de máquina estadarizada, al valor sentimental del libro recibido como regalo cariñoso, o dedicado por una firma por el autor o por el amigo que lo regala, o de una edición limitada para amateurs cómplices.

3) El libro electrónico se opone al liro entendido como objetode diseño gráfico. ¿Cuántas veces hemos comprado un libro por el atractivo de su portada? Aquí reaparece el fetichismo del objeto diferenciado, en contraste con el soporte uniforme. Es cierto que las vistosas fundas de los discos de vinilo no frenaron a los menos atractivos CD, pero el culto sentimental a la discografía de vinilo se resiste a morir.

4) El libro en papel nos permite ojear y hojear el texto con más comodidad e inmediatez que las que nos consiente el libro electrónico.

5) En el libro códice podemos ponderar de un vistazo lo que llevamos leído y lo que nos falta por leer. Es cierto que esta información numérica se halla también en la parte inferior o superior de la página electrónica, pero su ponderación es menos sensorial e inmediata.

6 ) La luz incidente permite leer una página de papel, pero una luz incidente intensa puede convertirse en un inconveniente para leer una página electrónica.

7) Si un libro tradicional recibe un golpe o cae al suelo no se rompe. No ocurre lo mismo con el e-book.

8 ) En su condición de instrumento electrónico inalámbrico, el e-book no puede utilizarse en los aviones en vuelo, lo que resulta especialmente gravoso en los viajes largos.

9) El e-book no puede leerse en la bañera y es peligroso hacerlo junto a una piscina.

10) La movilidad de la lectura electrónica depende de una batería que cuando estamos enfrascados en un episodio apasionante bajo la sombra de un árbol puede exigirnos con su impertinente pitido que apaguemos inmediatamente el e-book, so pena de quedarnos sin texto. Esto no ocurre con el libro de papel.

Hasta aquí la cita; me parece que son una serie de reflexiones que invitan a pensar, sobre todo sobre los usos y tipos de lecturas. Seguramente el formato digital (en cualquier soporte) resulta muy adecuado para la lectura periodística, cuando lo que buscamos es información. Se trata de una operación puntual, directa y más rápida. ¿Pero qué sucede con la lectura literaria, la lectura de ocio, la lectura por gusto, donde todo el rito forma parte de ese disfrute? Incluso en el caso mixto de los suplementos literarios de los diarios, el papel sigue teniendo su peso. No buscamos informarnos rápidamente, estamos detrás de otra cosa.

Me acuerdo de Nicholas Negroponte y su Ser Digital (Being digital), cuando a mediados de los noventa ya reflexionaba sobre esta cuestión; decía que cuando el soporte digital sea tan flexible y cómodo como el de papel, cuando podamos llevarlo a la cama sin ningún tipo de limitaciones, allí comenzará a reemplazarlo, porque cumplirá con nuestro horizonte de expectativas lectoras.

Pienso también en los libros ilustrados (y no sólo para niños, sino para adultos, con la reciente revolución en este tipo de libros, incluyendo la novela gráfica): en ellos, ver el trazo en el papel, los matices del dibujo, también suman a la experiencia lectora. ¿Se logrará transmitir esto con la versión digital? Aún está por verse.

En definitiva, si los papiros y los pergaminos convivieron durante bastante tiempo, así como muchos se escandalizaron ante la impresión de libros (frente al ejemplar único manuscrito), seguramente esta nueva “dicotomía” recién comienza, y genera más preguntas que respuestas, pero sobre temas que son apasionantes y complejos, con lo cual tenemos que seguir reflexionando sobre ellos.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s